=========================
Crónica de una Muerte Anunciada
---
(para poder entender este artículo conviene leer Un discurso para la eternidad)
La Venganza:
 

Durán...primero dijo...

Que la integración de ENAGAS en Gas Natural se haría respetando profundamente la personalidad ENAGAS:

Textualmente:

"¡Pero cuidao! hay que integrar con personalidad. Para mí, lo fundamental en
el mundo en que vivimos, es que toda agregación, toda monolitización de las cosas es atacar abiertamente a la libertad responsable de las personas. Hay que mantener personalidades como sea."

Lo que hicieron él y sus dignos sucesores:

El respeto duró muy poco, apenas un año. La principal preocupación del grupo catalán pasados los primeros meses desde la compra de ENAGAS, fue acabar con todo lo que les pudiera recordar a ENAGAS y acometer una reestructuración que diluyera al vencido y sus principales espadas bajo la bandera del vencedor, fruto de toda una toda una victoria guerrera. Las principales responsabilidades económicas, comerciales y de relaciones institucionales fueron asumidas por los equipos de la antigua Catalana de Gas, y el resto de competancias fueron debidamente vigiladas y asediadas.

El director general de ENAGAS fue expatriado a Argentina, a un puesto de inferior nivel en una compañía de Repsol; el responsable financiero acabó en Brasil; el presidente-director de Gas Natural Madrid, pasó al panteón de hombres ilustres, para después ser nombrado presidente de Gas de Río (Brasil), hasta que alcanzó su jubilación; el director comercial de ENAGAS, fue sustituido y cambió de actividad dentro del grupo. El director de explotación fue trasladado de empresa; el director de aprovisionamientos se tuvo que refugiar en el Ministerio de Industria en un puesto de tercera categoría; el director de la asesoría jurídica tuvo que emigrar a Repsol. El director finaciero fue expatriado las competencias de comunicación y marketing de ENAGAS fueron asumidas por Gas natural y su responsable, en Enagas, fue arrinconado y desprovisto de funciones. Y un sin fin de mandos intermedios y mulrtitud de profesionales fueron trasladados de sede, ciudad, provincia o país.

Este, y no otro, fue el final de las figuras y de gran parte de los recursos humanos que habían liderado durante años la positiva andadura de ENAGAS, bajo la presidencia de Juan Badosa (1985-1993). Juan Badosa, en un principio, fue nombrado consejero delegado del Gas Natural y de Enagas (1993), pero pasó, en 1996, ante su manifiesta incompatibilidad con Durán, a presidir Repsol Butano. En realidad fue el menos afectado por la debacle, aunque tuvo que tragar sapos y culebras durante el tiempo que se mantuvo bajo la sombra de la presidencia de Durán, pues el consejero delegado de Gas Natural anterior, Antonio Tellez, hombre procedente de las filas de ENAGAS y artífice de la fusión Catalana de Gas con Gas Madrid, era el favorito de Durán, por eso el Repsol de Fanjul, siempre en sordo desacuerdo con la nueva Gas Natural,  impuso a Badosa.

Más tarde Badosa, quedó como presidente de Repsol Química y fue uno de los miembros del comité de dirección de Cortina. Badosa, un socialdemócrata, técnico comercial del Estado y catalán, que tomó el mando de ENAGAS en 1985, por decisión de Oscar Fanjul, es un claro ejemplo de supervivencia tras el relevo de cargos públicos "colocados" por el PSOE, en su día, y "descolocados" por el PP, en el suyo. Tal vez Badosa sepa demasiado, o tal vez fuera incorporado a la lista de intocables de Fanjul, heredada por Cortina, así como Fanjul respetó a las primeras figuras heredadas de Claudio Boada. Un sano pacto que continua siendo posible, suponemos que para bien del negocio del "Oro Negro". Pacto que, por lo visto, no se ha extendido al escenario del gas, de igual manera.

Los que tuvieron frecuente relación profesional con Badosa, en ENAGAS, consideran que se ganó el respeto de las huestes por su defensa numantina de los intereses de ENAGAS y por la estabilidad y profesionalidad que impulsó en la empresa, entre 1985 y 1995, y aunque, por su peculiar, caprichoso, e inquieto carácter, se hacía temer, y mucho por algunos, se le consideró un buen presidente que también supo respetar y promocionar a su equipo, equipo al que, en última instancia, aparentemente, abandonó para salvar su piel. Muy humano, muy interesado en su prestigio personal y muy hábil, tal como era.

Pero la historia del ataque sistemático a los cuadros de ENAGAS por parte de los nuevos responsables de Gas Natural no cesó en 1996. Guzmán Solana, anterior vicepresidente de Repsol, había sustituido a Badosa y bajo su mando se produjeron la mayor parte de los desastres organizativos citados. Solana, un hombre siempre cuestionado en Repsol, admitió durante su breve reinado, fue sustituido en 1998, por el consejero delegado, Lopez de Silanes, el continuado vaivén de personas de un lado para otro. Situación agudizada en la esfera del área comercial. (nota año 2003. Como es sabido Lopez de Silanes, una hacendosa marioneta en manos del grupo catalán, se ha jugado el apoyo de su patrón, Repsol, al apoyar la OPA de Iberdrola).

Juan Saurina, antiguo responsable comercial de Catalana de Gas, consiguió bajo la tutela de Durán y de la Caixa hacerse con toda la responsabilidad comercial del nuevo Grupo GN. Juan Saurina es un personaje aparentemente inofensivo, de mirada perdida en el más allá, difícilmente captable por sus interlocutores, no ha cesado en sus ansias de reorganización del área de su competencia durante los últimos cuatro años. Su principal justificación: "enfrentar con éxito la liberalización de los mercados del gas requiere esos y muchos más cambios".

Cambios sucesivos y constantes en la estructura de su dirección, creación de diferentes y confusas unidades "fantasma" de negocio, cambios en el perfil de las personas, cambios de mentalidad, en fin, muchos y continuos cambios, el continuo cambio que no cesa, para que nada sustancial cambie, en realidad, a mejor. La desmoralización y la desgana y el "mano sobre mano" crecen en su área de competencia, bajo una errática política de personal, en la que la dirección de recursos humanos improvisa, atónita y como puede, la continua provisión de dudosas y cuestionadas necesidades de personal.

Pero Saurina sin ningún reparo sigue en sus trece. Sigue inmerso en una dinámica que no ha dejado títere con cabeza. Tres directores de Marketing en tres años, sucesivos cambios de figuras y de cargos al frente de las delegaciones o filiales en las distintas áreas regionales y una preferencia patética y enfermiza por el rejuvenecimiento de las personas, frente a la experiencia y la profesionalidad de los anteriores responsables, especialmente, si los personajes a eliminar o sustituir procedían o proceden de ENAGAS. Un nuevo tipo de eutanasia laboral, tan de moda en este sucedáneo de capitalismo liberal al uso.

Pero lo más sublime es que todo el peso de control de esa macro estructura, difícilmente gobernable, es controlada desde Barcelona, allí han terminado concentrados sus primeros espadas y si alguno reside todavía en Madrid, no será por mucho tiempo. Al principio los catalanes habitaban el puente aéreo con frecuencia, paseando su idioma por los edificios del grupo en Madrid, pero los paseos aéreos han diminuido un tanto, toda vez que han concentrado responsables del negocio en Cataluña. No es acaso Gas Natural una conquista de CIU. No es acaso la primera multinacional catalana. Eso es lo que pretenden y, en parte, han conseguido.

Y ahora vuelta a empezar, ENAGAS ha sido o está siendo segregada del grupo y sus anteriores propietarios, en su conjunto, mantendrán el 35% de participación, el resto será colocado en los mercados bursátiles. Ya se ha nombrado un Presidente, el siempre presente Guzmán Solana, y varios cargos de cabeza. Y ahora se trata de reconstruir una nueva ENAGAS que se encargue de la construcción y gestión o explotación de las infraestructuras gasistas de transporte por las que los diversos comercializadores conduzcan el gas natural hasta sus clientes. No se parte de cero, pero casi. Máxime cuando resulta muy complicado desagregar los activos ya integrados en Gas Natural y hacer atractiva la salida a bolsa de la nueva empresa, sin perjuicio de sus principales accionistas mayoritarios. Se trata de aligerar si es posible los activos y recursos que le corresponderían según la Ley de Hidrocarburos, sin que se note mucho. ¿Podrá volver a ser ENAGAS la perita en dulce que atrajo a Gas Natural? o ¿quedará convertida en un mastodonte indigerible por los mercados?. El tiempo nos dirá en que queda su larga travesía del desierto.

Lo que sí esta medio claro es que, una vez más, como a lo largo de su historia ha ocurrido, ENAGAS se ha salvado, de nuevo, de su total desaparición. Y que la desesperada carrera de los catalanes por culminar "La venganza" ha sido frustrada, en parte,  solo en parte. Sería un ejercicio valioso analizar, de una vez por todas, todos los beneficiós obtenidos, y a obtener, por Gas Natural y sus accionistas, durante el tiempo, cinco años y pico, que pudo hacer y dehacer a su antojo en el sector del gas natural, gracias a la cuestionable venta de los favores políticos de CIU al caduco y agonizante último gobierno de Felipe Gonzalez. Gobierno que entregó ENAGAS para ser expoliada por el, hasta ahora, " monopolio privado de carácter público" de mayor supervivencia en España, Gas Natural. Un acto, aquel, que la UE parece no haber denunciado con la misma determinación que el señor de Miert ha mostrado frente a las concesiones otorgadas al Grupo Prisa por el expresidente del gobierno. (nota 2003. Como es público y notorio Enagas  consiguió mantener, al menos, su digno nombre aunque la llama de su emblema quedó enterrada en el campo de batalla. Se segregaron sus residuales activos del Grupo Gas Natural y salio a bolsa (60%) alcanzando una valoración próxima al MEDIO BILLON de pesetas (hoy, todavía, 40% Gas Natural). Hoy es objeto de deseo de no pocos operadores gasistas u eléctricos, que esperan una mayor desinversión de Gas Natural para aumentar sus participaciones, desinversión asegurada si la OPA sobre Iberdrola prosperase, contra los aparentes deseos del sector eléctrico). Algunas de sus antiguas gentes han recobrado el ánimo y casi están olvidados los muchos otros que quedaron en el camino. Vaya desde aquí nuestro homenaje a todos ellos y, en especial, a los que ya no están sin cuyo esfuerzo nada hubiera sido posible.
Aquel patito feo del sector de la energía supo pelear con ingenio para convertirse en la gallina de los huevos de oro, cuya principal producción, de huevos por supuesto, ha sido acumulada por la insaciable despensa Gas Natural sdg SA, que debería erigir grande monumento no solo a Don Pere Durán sino, también, a San Felipe González) (ver La Venta de Enagas)

FIN

Otros artículos relacionados con ENAGAS
Crónica de una muerte anunciada
Un discurso para la eternidad
La venta de ENAGAS
Desde el banquillo

Volver