SUCESION, ABDICACION Y RETIRO A YUSTE
-----
Carlos V.- Tiziano
(Ampliar)
------
Su delicado estado físico y anímico, padecía fuertes depresiones que hacían sospechar que existían vestigios de la enfermedad de su madre, todavía viva en Tordesillas, le forzaron a comenzar a plantearse la transmisión de poderes a su hijo Felipe. Si él se había hecho cargo de un Imperio a los 18 años ¿qué podía impedir que el príncipe lo hiciera al cumplir los 20?.

Fernando de Austria, Rey de Romanos, pretendía que el Imperio recayese sobre él y, a su muerte, en su hijo y sucesor Maximiliano y, en ese sentido, advirtió a Carlos de las penosas consecuencias que podría traer que la sucesión recayera en su hijo Felipe, que contaba con una gran oposición de los príncipes alemanes, pues a pesar del largo viaje que el Príncipe había realizado por los territorios del Imperio no había conseguido ganarse sus simpatías, una campaña de relaciones públicas que no dio los frutos deseados.

Maximiliano que, durante el viaje de Felipe por Europa, había actuado como regente en España, fue reclamado con urgencia por su padre para que estuviera presente en la Dieta de Augsburgo, reunión convocada para que los tres hermanos, María, Fernando y Carlos, alcanzaran un acuerdo. Maximiliano salió de España en noviembre de 1550, dejando como regente a su esposa María, hija de Carlos V e Isabel de Portugal. Maximiliano, a pesar de ser hijo de español, era un príncipe alemán admirado y querido, y su padre, eterno segundón de la dinastía, quería mejorar su posición y no ceder protagonismo a Felipe. Carlos, apenado por la firme resistencia de Fernando, resentimiento patente en sus Memorias, logra, con la intervención de María, que Fernando ceda algo en sus posiciones al consentir que los Países Bajos y las posesiones italianas pasen a la Corona española.

A todo esto, los príncipes alemanes habían comenzado a intrigar con el hijo y sucesor de Francisco I, el rey Enrique II, para oponerse al Emperador y tratar de librarse del yugo español. Hasta el duque Mauricio de Sajonia, antiguo aliado de Carlos, intrigaba en su contra. Carlos tardó esta vez en reaccionar y, en 1552, pidió ayuda a su hijo desde Ingsbruch. De nuevo, es una España ya agotada por las demandas económicas y en situación ruinosa, como le recuerda por carta Felipe, la que tiene que hacer un nuevo esfuerzo. El Emperador suspira por el dinero que llega de América, por el oro del Perú; vende prebendas a sus súbditos españoles, pide préstamos a los nobles y ofrece como contrapartidas pueblos y villas de la Corona. Su hijo le envía dinero y tropas bajo el mando de Alba y son varios los nobles que deciden prestar su auxilio, hasta Felipe habría acudido de no impedirlo, tajantemente, Carlos.

En mayo, Mauricio había tomado el Tirol y avanzaba hacia Ingsbruch, la ciudad imperial. Carlos, con un pequeño séquito, se ve obligado a huir por los Alpes en medio de una fuerte tormenta de nieve. En Villach, recupera energías y se prepara para recuperar las plazas ocupadas por Enrique II, a imponerse sobre los príncipes alemanes y a romper la alianza entre estos y el rey francés. El duque Mauricio cede a la presión imperial y firma los acuerdos de Pagsan. Por fin llegan el dinero y un ejército de 64.000 soldados de infantería y 14.000 caballería y pone sitio a la plaza de Metz, pero la resistencia que ofrece el Duque de Guisa y el lamentable estado físico de Carlos le obligan a levantar el cerco en enero de 1553. Carlos, cansado y enfermo, decide dejar las cosas del imperio en manos de su hermano Fernando. Con esta decisión Carlos V pasó a la Historia como el último emperador coronado del Sacro Imperio Romano Germánico que recuerda a Carlomagno (742-814) el Emperador de Occidente.

La paz religiosa de Augsburgo de 1555 había de ratificar el fin del Imperio y la escisión del cristianismo, pero la labor de CARLOS I de ESPAÑA y V del SACRO IMPERIO ROMANO GERMANICO, como líder de la cristiandad y de la Europa unida, había dado sus frutos, impidiendo que el catolicismo fuera borrado de Alemania y de los Países Bajos, pero él seguía confiando en que sus sucesores avanzarían en la unión religiosa. FelipeII conseguiría que prosiguiera y concluyera el Concilio de Trento (1545-1563) que, aunque se celebró con numerosas interrupciones, supuso una gran reforma del cristianismo (o contrarreforma) y de las costumbres de los representantes de la Iglesia.

María Tudor Carlos concierta, en 1553, la boda de Felipe con María Tudor, la reina católica y sangrienta de Inglaterra (Bloody Mary), con lo que establece una fuerte alianza que compensó en occidente lo que no se consiguió en Alemania. Esto, unido a la muerte de Mauricio de Sajonia, da nuevos bríos a Carlos que ve reforzado a su hijo frente a los Países Bajos y frente a Francia. En esta favorable situación es cuando decide su retirada del mundo, no sin antes plantar, por última vez, cara a Francia y recuperar los territorios tomados por Enrique II.

A principios de 1955, fallece Juana "la Loca", a la edad de 75 años, en su casona de Tordesillas sobre el río Duero. De aquella mujer, que había tenido seis hijos, descendieron doce reyes de la cristiandad. En el Imperio, en España, en Italia, en Portugal, en Francia, en Hungría, en Inglaterra, en Polonia y en Dinamarca, las dinastías reinantes procedían, de Doña Juana, directamente o por matrimonios con descendientes de la infortunada reina.

L ABDICACION
------

La escenificación del acto oficial de la abdicación del Emperador Carlos fue grandiosa. Tuvo lugar, el 25 de octubre de 1555, en el mismo marco en el que cuarenta años atrás se había producido su nombramiento como soberano de los Países Bajos. Carlos, vestido de negro, lucía sobre su pecho, como único brillo, el Toisón de Oro. (Como puede comprobarse, en los cuadros que mostramos se reflejan indumentarias bien distintas para la recreación histórica del acto).
-------
La Abdicación de Carlos
La abdicación del Emperador
(Ampliar 150 Kb)
(Otra versión del acto: con  Carlos de luto, según las crónicas)
--------
Avanzó pesadamente hasta el trono. Multitud de personajes se agolpaban en la sala del palacio y por las galerías y corredores cercanos. El Emperador se apoyaba en el joven Guillermo de Orange; el noble flamenco que encabezaría, años después, la rebelión permanente contra Felipe II. Al sentarse, tomó la palabra el presidente del Consejo de Flandes que expuso las razones que llevaban al Emperador a la abdicación. Cuando Filiberto de Saboya concluyó, Carlos se puso en pie y apoyado, de nuevo, en Guillermo de Orange, inició su discurso. Siguiendo un guión, que mantenía en su mano derecha, hizo un resumen de su vida desde que fue nombrado rey de España. Habló de sus viajes, Carlos había viajado nueve veces a Alemania, seis a España, siete a Italia, diez a Flandes, dos a Africa. Navegó cuatro veces por el Atlántico y ocho por el Mediterráneo. Habló también de la defensa de sus pueblos y de su fe. Recordó su última desventura en Metz y después alegó que a causa de sus debilitadas fuerzas había tomado la decisión de abdicar, y designaba como sucesores a Felipe, al frente de sus reinos y a Fernando, en el Imperio. Concluyó su discurso solicitando el perdón de aquellos a los que involuntariamente pudo hacer daño. Acabo emocionado y con lágrimas en los ojos, emoción que se contagió a todos los presentes en aquel acto.

Felipe II En aquel emotivo ambiente, el síndico de Amberes se alzó para aceptar, en nombre de las ciudades y villas de los estados, la voluntad del Emperador, y le rogó que permaneciera en Flandes hasta que finalizara la amenaza francesa.

A continuación tomó la palabra Felipe II que, tras rendir homenaje a su padre, se disculpó por no poder hablar flamenco y dio la palabra a Granvela, su hombre de confianza. Aquello rompió el encanto que todavía se respiraba en la gran sala. Eran dos extranjeros los que asumían el poder.

------------
-------
-------------
-----
-

EL EMPERADOR EN YUSTE

Un año después, Carlos abandona los Países Bajos, partiendo de Gante a bordo de la nao capitana de una flota de 56 navíos, "La Bertendona". Le acompañan sus hermanas, María y Leonor y una comitiva de 150 personalidades. Una vez en ruta, salió a su encuentro una escuadra inglesa, enviada por María Tudor, esposa de Felipe II y prima de Carlos, para rendir honores al jubilado Cesar.

El 28 de septiembre la flota llegó a Laredo. La comitiva recorre Castilla y, tras franquear la Sierra de Gredos por Garganta de la Olla, entre Tornavacas y Jarandilla, llega a Jarandilla, donde recibió, entre otras muchas personalidades, a su amigo Francisco de Borja, ya iniciado en su carrera hacia los altares. Para acortar el trayecto, el maltrecho, agotado y gotoso Carlos, fue transportado en una improvisada silla fabricada con un arcón que llevaron a hombros un grupo fornidos lugareños, a lo largo de tres leguas de intrincados senderos de montaña que quedan a la derecha del pico Almanzor.

-----------
Carlos llega a Yuste
Llegada a Jarandilla
(Ampliar 80Kb)
----------
El imperial arcón se puede contemplar, en la actualidad, en sus habitaciones del Monasterio de Yuste. En Jarandilla estuvo alojado en el Castillo de los Condes de Oropesa, hoy Parador de Turismo. El 22 de febrero se efectuó su traslado a Yuste , último viaje del inquieto Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico.

--------------

Carlos con su relojero particular
(Ampliar 80Kb)
-------------
------
Juaguetes en Yuste
Carlos y los monjes admiran el movimiento unos muñecos mecánicos
(Ampliar  80Kb)
--------
El Monasterio de Yuste
Fachada iglesia Despacho de Carlos La silla de Tornavacas Claustro
-------
Sala y silla de Carlos Cama de Carlos
------
Estanque para pescar
Arriba, fachada de la iglesia, el despacho, el arcón de Gredos y el claustro
En el centro está la sala y la silla donde Carlos pasaba horas.
A la derecha la cama donde falleció.
Abajo, el estanque donde pasaba horas pescando y parte del jardín.
------

Recluido en Yuste, en las modestas dependencias que se habían habilitado para el ilustre huésped, se dedicó a oír misas, a contemplar los espléndidos paisajes de esas hermosas tierras, a la lectura, a su afición por los relojes y a sus copiosas comidas. Durante muchos meses, a Yuste acudieron muchos personajes de la corte en busca de consejos e influencias. Desde aquel remoto lugar el aura del Emperador seguía planeando por las cortes de toda Europa.
---------
Carlos recibe a Juan de Austria
Carlos recibe por primera vez a su hijo, Don Juan de Austria (Jeromín)
(Luís Rosales Gallina (1836-1873))
Jeromín fue presentado a su padre a los doce años de edad.
Hasta entonces, su existencia, fue un secreto celosamente guardado por los íntimos de Carlos.
Fruto de sus amores con Bábara de Blomberg, nació en 1545. Fue educado en Leganés (Madrid).
En 1554, Carlos encomendó su tutela a la don Luís Mendez de Quijada (de negro en el cudro)
y a su esposa Magdalena de Ulloa (aparece en otra versión del este momento histórico)
que residieron en Cuacos de Yuste durante la estancia del emperador en el Monasterio.
(Ampliar 78Kb)
----------
(Ver otra versión del recibimiento de Jeromín 70Kb)
---------
En Yuste, su servidumbre quedó reducida a 50 personas que, en parte, se alojaban en los pueblos cercanos. Todavía perduran en la zona los apellidos de algunos de los que acompañaron al emperador en aquellos días. La comunidad Jerónima del monasterio estaba integrada por 38 monjes.
-------------
Muerte del Emperador
Muerte del Emperador
(Ampliar 76Kb)
------------

La gota y la diabetes que eran sus históricos males se agudizaron, pero su muerte fue causada por la fiebre palúdica contraída por picaduras de los mosquitos que abundaban, por aquel entonces, en la Vera.

El Emperador, según su expreso deseo fue enterrado bajo el altar mayor de la iglesia del Monasterio, con medio cuerpo bajo las losas donde oficiaban misa los monjes, para "... que el sacerdote que dijera misa ponga los pies encima de sus pechos y cabeza". Se dijeron 30.000 misas por el Emperador, pero no todas con los pies del sacerdote encima de su cara. Los restos de Carlos V y de Isabel de Portugal fueron trasladados, años más tarde, por Felipe II, al Monasterio del Escorial.

-----
Esculturas en el Monasterio del Escorial
Carlos e Isabel en la basílica del
Monasterio del Escorial.
(Ampliar 70Kb)
-----
Monasterio del Escorial 1595
Monasterio del Escorial, finales siglo XVI. La octava maravilla del mundo.
La gran obra de Felipe II.  Fue construido entre 1562 y 1586.
(Ampliar 70Kb)
-----
Estos Austrias estaban todos locos,
pero eran entrañables, como lo ha sido el componer
esta historia, que si alguien tiene la paciencia de ver completa, habrá
alcanzado un nuevo record Guinnes"
=============
=====
INDICE
Pulsar en los enlaces para acceder a los diferentes capitulos de esta historia:
Portada
Introducción - Nacimiento e Infancia - La Europa del 1500 - Los padres del Emperador -
Carlos, Gobernador de los Paises Bajos - La Administración del Estado y los Tercios -
La lucha por el Imperio - Carlos Emperador - Las  campañas del Emperador -
Sucesión, abdicación y retiro a Yuste.
NOTA: Estas páginas se verán mejor en resolución de pantalla 800x600. Para acelerar carga de imágenes y  textos de los enlaces (links),  recomendamos pulsar sobre ellos con el botón derecho del ratón  seleccionar "abrir enlace en nueva ventana"minimizarla. Esto mantendrá, sin interrupción,  la carga de la página principal, mientras se cargan los de los enlaces activados, que podrán ser vistos pulsando sobre ellos en la barra de menú de inicio.
------------------
-----
A&D
(Ir a Indice General de A&D)
 Nosotros seguiremos añadiendo datos y
 más ilustraciones y enlaces.
Siga visitándonos.
---
Correo:
diomedes@terra.es

-----
ENLACES CON OTRAS PAGINAS RELACIONADAS con Carlos V
--
Los tercios españoles
----
El Quinto Centenario de Carlos I y Felipe II
La ciudad de Gante
La ciudad de Bruselas
Copérnico
Erasmo de Rotterdam

-----------
----