========
Crónica de una Muerte Anunciada
----
Un discurso para la eternidad
Prólogo y discurso de Don Pedro Durán en la toma de posesión de ENAGAS

Prólogo

En esta página y en las que seguirán a ésta trataremos de contar la historia de una energía que, con gran esfuerzo, se ha abierto camino en nuestro país, donde todo llega tarde y, una vez más, contra todo pronóstico oficial. También es la historia de alguno de los protagonistas de esta peculiar odisea, tan española como otras muchas. Esta crónica no pretende ser un fiel reflejo de la idea que unos u otros puedan tener, sino una interpretación de los numerosos acontecimientos que hemos vivido los más cercanos a ellos durante un largo periodo.

A finales de los años sesenta, Pedro Durán Farell, ingeniero, ingenioso y hombre de negocios catalán, íntimamente relacionado con el gas y la electricidad en nobles zonas de España, tuvo la genial idea de introducir, el solito y sin avisar, el gas natural en Cataluña. Pedro Durán, por aquel entonces, también era conocido como el ingeniero que había descubierto un método para generar lluvia artificial, noticia que NODO tuvo a bien recoger en una de sus ediciones de una época donde la "pertinaz sequía" era una de las mayores preocupaciones del gobierno del "Gran General".

-----
La inauguración de un sueño hecho realidad
ANNO MCMLXX
Claveles para una revolución catalana
Franco observa el prodigio: la congelación de un clavel,
todo un símbolo de la revolución pendiente.
---
Firma en libro de honorEl obsequio
El Gran General firma en el libro de honor y recibe un obsequio.
------
Erase una vez...
En el imperio de la electricidad, el carbón, el petróleo, la bombona de butano y el gas ciudad, no todo fueron parabienes para el nuevo gas. Pero Francisco Franco, Caudillo de todas las Españas, presidió el festejo inaugural, en el año setenta, de la primera fábrica de gas natural, situada en la Zona Franca del puerto de Barcelona. Resulta curioso contemplar una fotografía en la que Pedro Durán muestra al "Generalísimo" un ejemplo de crionización. El gas natural una vez extraído de los pozos o yacimientos, donde se encuentra en solitario o mezclado con petróleo, es comprimido y enfriado hasta ser convertido en líquido, para reducir su volumen y que pueda ser transportado en barcos cisterna. Este gas líquido tiene una temperatura de 160ºC bajo cero. El espectáculo, "La crionización de un clavel" (será un clavel, será una rosa), consistió en mostrar los efectos que ese líquido, tan sumamente gélido, producía sobre un, por aquel entonces, pacífico e inocente clavel rojo púrpura, color que nunca fue símbolo de inocencia ni de paz, sino de poder absoluto y, a veces, corrupto. Pedro Durán retiró un ejemplar del ramo que le tenían primorosamente preparado, introdujo la flor en el supuesto gas natural líquido, en realidad se trataba, para el espectáculo, de nitrógeno líquido que resulta más dócil a la intemperie. Don Pedro mantuvo el clavel sumergido unos segundos, lo extrajo y antes de que empezara a cubrirse de escarcha, le arreó una toba con el dedo índice y el símbolo de las revoluciones socialistas se deshizo en mil pedazos como si fuera de finísimo cristal. Franco, de algo más estatura que su anfitrión, trató de forzar una mueca, que Durán recibió con la alegría y astutilla suavidad acuosa habitual y la ceremonia inaugural continuó con toda la pompa de aquellos nodificables actos.

Años después, nuestro hombre, ya Presidente de ENAGAS y de Gas Natural, recordaba su periplo para traer el gas natural a España y sus planes para el nuevo monopolio del gas, el Grupo Gas Natural, ante un público bien distinto, distante, expectante, sumiso y atemorizado ante su previsible desatroso futuro.

Esta intervención, 1994, de Don Pedro, que falleció a los setenta y ocho años de edad, el 11 de Julio de 1999, poco después de ser forzado "amablemente" a dejar la presidencia de Grupo Gas Natural, pasando a ocupar la de HONOR, tuvo lugar (1994) en la sala de conferencias de ENAGAS, ante los cincuenta principales directivos de la empresa, un silencio casi sepulcral acompañó la intervención, así como el posterior y, practicamente, inexistente debate.
Oigamos, leamos:

------------

Don Pedro Durán
-------------
El discurso del Apocalipsis de ENAGAS.-

"En primer lugar, muchas gracias por vuestra asistencia a este acto que sé que celebráis todos los años. Pero en esta ocasión tengo la suerte... y el gusto, de estar con vosotros y, así, poder exponeros un poco donde estamos, donde estamos, y con el ruego, luego, de que cualquier duda que tengáis la preguntéis, pues creo que es importante que nadie se quede nada dentro. Es decir, que alguna duda que haya la exponéis con toda franqueza y la vamos a aclarar. Yo voy a ser muy breve, bueno, un poco breve y luego Juan (se refiere a Juan Badosa, anterior presidente de ENAGAS y en aquel momento Consejero Delegado de Gas Natural y de ENAGAS) como todos los años, va a exponer el ejercicio, luego haremos un pequeño coloquio, el que queráis, luego haremos un pequeño resumen.

Bueno, ¿porqué estamos donde estamos?.

Vosotros sabéis que el gas natural empieza, más o menos, bueno... en Europa, básicamente, alrededor de los años sesenta, porque se descubren, en aquel momento, algunos yacimientos. En España se comete, yo creo, un error histórico, pues se apuesta por los gases licuados derivados del petróleo, como el butano y el propano. Por razón, en aquel momento, los que vivíamos y estabamos muy en activo en aquel momento, por razón básicamente política, un monopolio de petróleo muy duro, en manos de la extrema derecha española y todo lo que era ir un poco contra Europa era grato en aquel momento, y se consolida la idea del GLP que era el gas de España, en tanto que Europa era para el gas natural. Nosotros por una serie de casualidades pudimos, en Barcelona, tener gas, por una curiosidad histórica.

La ESSO estaba en Libia, en Libia todavía estaba el rey Iris, y se había creado allí... constituido una gran estación de licuación, la de Mars el Brega, para La Especia en Italia y para Os en Francia. Y cuando Gas de France estaba a punto de realizar su proyecto, reinando en Francia el general Degaulle, absolutamente antiamericano, negó la autorización para el gas de Libia para Francia porque no podía contaminar, entre comillas, a Francia de cosas americanas ¿no?. Entonces hubo, de golpe, la posibilidad, había un gas disponible, de hacernos con parte de ese gas. Me entrevisté con el ministro de industria francés, con él convinimos colocar en Barcelona parte de ese gas que iba a Francia. Iniciamos los estudios, pero vimos que era aún era demasiado gas para Barcelona. Catalana, atravesaba un mal momento, tenía la cotización muy baja, sufríamos mucho, y los servicios de estudios dijeron que no era posible la inversión.

Entonces, yo pensé que tenía que ser y me marché, solo, a Nueva York y regateando durante unos días, fueron más de ocho días en Nueva York... con el presidente de la ESSO... y finalmente me mando al Caribe, para que pasara unos días de meditación allí. Regresé a Nueva York y todavía seguimos forcejeando.

Entonces inventamos la fórmula de bajar el precio que nos habían ofrecido, bajarlo un poco más, bajarlo casi en un cincuenta por ciento y, además, para que la Esso absorbiese parte del riesgo que para nosotros suponía meterlo en el mercado muy escaso de Barcelona, una cantidad que en aquel momento nos parecía muy importante. Se creó Gas Natural SA, sociedad participada por Catalana mayoritariamente, por la ESSO, los bancos Urquijo, Hispano Americano y el Banco Popular con la opción de recompra de la parte no gasista por nuestra parte. Con lo cual el prestigio americano quedaba inmerso en la aventura de Barcelona, y firmamos el acuerdo para la traída del gas a Barcelona, el 9 de noviembre del sesenta y cinco, que lo recordaré toda la vida porque además de haber durado muchísimo, en el momento de la firma hubo el gran apagón de Nueva York, saltaron las centrales del Niagara, Nueva York quedó absolutamente a obscuras, un día de Luna llena, la clásica vista de Nueva York con los rascacielos muy americanos iluminados contra un cielo negro, era absolutamente al revés: el claro de Luna los edificios negros y la fiesta, entre comillas, de celebración que habíamos previsto en el hotel (Ritz?) a las nueve de la noche con cien invitados, llegaron solamente veinte, pues los demás estaban en los túneles de Nueva York, en los ascensores o donde fuera.

Firmamos por tanto el acuerdo en pleno apagón de Nueva York, lo cual, si uno cree en brujas, era para prever cosas nada halagüeñas para el gas (como así fue en un principio). Pero en fin, firmamos en el sesenta y cinco y tres años más tarde pues... el gas llegó a Barcelona, pero hubo el tropiezo de que mientras el gas estaba llegando, Gadaffi tomó el poder en Libia, con lo cual cabía toda la posibilidad de prever que todo fuera mal, pues Gadaffi empezó una política antiamericana, nosotros recibíamos el gas de ESSO Libia americana, pero en fin, tampoco pasó nada, es decir, y digo esto porque todo cuanto se pueda pensar sobre la Argelia de hoy pues es pequeño, relativamente, en relación a los riesgos que teníamos en aquel momento como única fuente de suministro, y todo con una sociedad pues... nada fuerte... y además con una política española, absolutamente, antigás natural. Sin embargo, las cosas salieron muy bien.

---------

Pedro Durán (2º dcha.) con Gegrorio Lopez Bravo (3º dcha.) y otros políticos y directivos
durante la construcción de la Planta de Barcelona (finales de los sesenta)
(ampliar)

Llegó el gas, insisto, en el año sesenta y nueve. Franco inauguró la planta en el año setenta, con lo cual legitimaba dentro del régimen la travesura de Barcelona de tener el gas ahí, y a los dos o tres años se produce la destitución fulminante de las dos personas que no quiero citar aquí que se habían opuesto, básicamente, a todo el planteamiento de Gas Natural en Barcelona, me refiero... pues... a los responsables de... de Repsol (no existía) y de... de Repesa. Bueno... y... eeehh... (consulta a otros de la mesa)(suaves risas) ... eeeh si... de Butano SA y de Repesa, eran los dos, sí. Bueno... entonces hubo otro acontecimiento, cuento esto porque el gas natural ha pasado por muchas cosas y sin embargo pues es una gran realidad que tenemos ahora y que las cosas van a salir muy bien, pero ha pasado... ha tenido una prehistoria pues muy compleja y muy difícil, porque... eme... dos años más tarde se creaba ENAGAS, precisamente, y en aquel año o el año siguiente me parece que había el asesinato de... de, perdón que os cuente esta historia ... del asesinato de Carero Blanco con lo cual, Franco estaba ya muy enfermo, murió en el setenta y cinco, y se crea un gobierno que se encarga Arias Navarro, pues era de los duros del régimen que se propuso pues acabar de una vez... pues con la Catalana de Gas que teníamos en aquel momento que era una sociedad de estructura vertical, contrato de suministro, planta de Barcelona y que empezaba el suministro con gran éxito industrial, comercial y domestico en Barcelona.

Entonces se propuso, precisamente en aquel gobierno de duros del régimen y habiendo de nuevo estado en el gobierno los dos destituidos por Franco, dos o tres años antes, se produjo el celebre contrato o acuerdo, entre comillas, por el que los contratos de aprovisionamientos de gas de Libia y de Argelia, ya suscrito en aquel momento, y la planta de Barcelona, naturalmente, pasaban a Enagas. Con lo cual, a partir de aquel momento, Catalana quedaba retenida y recluida en Barcelona con un solo producto, el gas natural, pero en manos, el suministro, de una empresa, ENAGAS, en manos del Estado cien por cien, y, además, en las condiciones de relaciones absolutamente duras entre la administración de aquel momento y Catalana de Gas (que era algo más que una empresa). Con esto, se inició un periodo muy difícil que duró toda la dictadura, Franco murió en el setenta y cinco, luego se inició la democracia que no cambió nada, en este sentido, durante el gobierno de UCD, tampoco, hasta que con el gobierno socialista si cambia radicalmente la política y concretamente se confirma este cambio radical de política en el ochenta y cinco con el protocolo del gas que marca el gran impulso del gas en este país. Porque se toma conciencia de que en Europa no podíamos entrar con el gas únicamente en la provincia de Barcelona. En la década de los setenta habíamos alcanzado ya un dieciocho por ciento del total de la energía primaria consumida en Barcelona. En tanto que en el resto de España era prácticamente cero.

El gas natural, como resumen de toda esta historia, error histórico, que ahora aprovechamos en sentido positivo, es que tarda dieciocho años, el gas natural, en llegar de Barcelona a Madrid, que es una cosa que nadie puede entender si no es por razones políticas, como fueron, realmente, razones políticas y duras que se tuvo que resistir. Bueno, entonces, el ochenta y siete, me parece que es, llega el gas natural a Madrid.

A partir del ochenta y cinco hay el boom del gas, como consecuencia del protocolo del gas, cuya vigencia, como sabéis es hasta el noventa y cinco, el año que viene, y se plantea, a la vista de un sector que se enriquece y que le toma el gusto al gas, se toma en el noventa y uno... pues hay la conciencia clara que hay que reunir en España todo lo que es realidad gasista, para darle una estructura lo mejor posible, para que con ella hacer lo mejor posible, para que con la rapidez posible nos podamos acercar lo más posible a la Europa de nuestros vecinos, en la que el gas, en la que el gas ha sido desde el año sesenta, y tenga la beligerancia decisiva. Entonces se piensa que, de entrada, había que reunir dos realidades básicas, que es la que Catalana de Gas representaba en Cataluña y el gran mercado de Madrid, representado, en definitiva, por Gas Madrid.

Yo he estado, durante... ,estuve, fui vicepresidente de Gas Madrid, en representación del Urquijo, durante más de diez o doce años, vaya. Una sociedad muy cerrada sobre si misma; los grandes accionistas eran o bancos o eléctricas, no se cotizaba en bolsa, esto daba, ha dado este resultado negativo para Madrid hasta que Repsol se metió, realmente a fondo, en Gas Madrid, porque era una sociedad cerrada que no correspondía a lo que la capital de España necesitaba, pero tenía el gran mercado de Madrid, pues ahí disponible a Gas Madrid o de quien fuese. Entonces, se decide llevar adelante la idea de fusionar, de integrar, pues, Catalana de Gas que, en aquel momento, en activos gasistas, en el año 91, cuando se toma la decisión, representaba el setenta por ciento de los activos gasistas españoles, con Gas Madrid que, más o menos representaba el veinte y el resto eran pequeñas sociedades que había por el resto de España.

Entonces, esto representaba un problema político importante porque..., aquí hablamos con toda franqueza, porque creo que es muy importante, siempre, decir lo que uno... lo que uno piensa de todas las cosas... ¿no?. Planteaba un problema esencialmente político. De entrada, que era que Catalana..., Cataluña tenía el complejo, con razón, de que no tiene ninguna industria de infraestructura propiamente dicha catalana, vamos a hablar con .... Cataluña no tiene ni química, no tiene ni siderurgia, no tiene metalurgia, no tiene ni química (repite), ni electricidad ahora, pero tenía... simbolizaba en Catalana de Gas, un poco de lo que le quedaba de la industria de... de base. Infraestructura energética, en este caso gas. Entonces hubo la gran tentación, esto conviene saberlo, de que Catalana de Gas se convirtiese en una especie de Gas de Euskadi. Es decir, bueno, vamos a ver, convertimos Catalana de gas en Gas de Cataluña SA y vamos a ver que pasa. Esto fue un tema durísimo, fue difícil superarlo y también razones, pues yo creo... pues de historias personales y de... , pero yo creo que cuando uno piensa que lo que hay que hacer hay que hacerlo y el buen sentido acaba de imponerse...acaba imponiéndose, entonces se decidió... se hizo..., visto desde allá, fue importante, el acto de confianza, de solidaridad de decir: bueno, vamos a ver, vamos a ver, vamos a pasar el Ebro... y se llega al acuerdo de fusionar Catalana de Gas con Gas Madrid, por absorción de Gas Madrid y crear una nueva sociedad, resultante de la fusión, que es Gas Natural, y vamos a ver lo que pasa.

La realidad es que os puedo decir: que lo mismo en el gobierno de Madrid que en el gobierno de Barcelona (de Estado a estadillo) que siguieron mucho más de lo que parece, pues, la evolución de este tema, porque vieron el contenido político, que si salía bien era muy positivo y si salía mal podía ser muy negativo, pero que ya llegaba el momento en que... bueno era el momento de superar las identidades históricas nacidas en escalas pequeñas y que retorciéndose sobre si mismas acaban, pues, no haciendo nada. En un momento de explosión de fronteras que se pasen a las fronteras... pues, las tradicionales... a la nueva gran frontera, a la nueva gran escala que, en definitiva, es el planeta, se puede hacer el gran ensayo de que un activo que se consideraba muy catalán, mezclado con el gran activo que se consideraba muy español, Gas Madrid - capital de España, pues a ver que pasaba. Pero en el fondo era un poco como fusionar el Barsa y Real Madrid, es decir había connotaciones de toda clase ¿no?.

La realidad es que... es que...uummm .... y que se tomó un acuerdo, a mi juicio, enormemente positivo, pragmático, realista y que ha demostrado que fue muy bueno...que es el siguiente: con independencia de la presencia de capitales en la empresa fusionada, porque Repsol era prácticamente el cien por cien de Gas Madrid (al revés) aunque Gas Madrid era más pequeño que Catalana de Gas, como Repsol estaba muy en minoría en Catalana de Gas y lo mismo la Caixa, en el resultado final de capitales el primer gran accionista era Repsol y luego venía la Caixa y luego los veintitantos mil accionistas históricos, porque Catalana de Gas, contrariamente a Gas Madrid, fue la primera empresa en España que se cotizó en Bolsa hace ciento cuarenta años y estuvo siempre abierta, con todas las ventajas e inconvenientes que esto tiene,... yo he visto acc...acciones de ciento treinta años...eemm...viejas de ciento treinta años, en manos de un accionista nieto de unos accionistas que compraron estas acciones hace ciento treinta años. Entonces pensamos que esto había que respetarlo, había que respetar, pues, la tradición y los hábitos y las identidades, como quieran llamarles, de Madrid... de Gas Madrid y al mismo tiempo de Catalana de Gas.

Pues como se hacía esto, pues que con independencia de la proporción de capitales de la empresa fusionada que el consejo fuese fithty fithty, mitad propuesto por Repsol y la otra mitad propuesto por la Caixa, La Caixa como representante de la única entidad que tiene una cierta escala en Cataluña, porque Cataluña tampoco tiene bancos, entonces mitad propuesto por La Caixa, mitad propuesto por Repsol y, además, pensando en una estructura no monolítica, sino que se respetarían absolutamente las identidades coincidentes con las autonomías, con el objeto de integrar en las empresas filiales participadas de otras autonomías la gente local que dinamizasen y que aportasen, con su presencia, pues todo lo bueno que tiene estar cerca de la realidad que está siempre en la base. Y, además, se acordó otra cosa que es muy importante. Se acordó crear una fundación que tiene por objeto, todavía no ha funcionado mucho, pero va a funcionar, sobre todo cuando esté vertebrado todo esto que ahora lo vamos a hablar, una fundación que tiene por objeto que el hombre se sienta en la compañía, pues, realizado.

Vamos a intentar hacer realidad el uso de una... de una libertad responsable, para elevar de alguna forma... y que, además, tender mucho a buscar las complicidades positivas de los entornos, es decir, para el conocimiento de lo que piensa el entorno de nosotros y nosotros lo que pensamos del entorno, crear los niveles...los canales de comunicación, para que podamos redefinir un poco el concepto de servicio público, para que en definitiva prestemos a nuestro entorno lo que intuimos que el entorno desea de nosotros ¿no?.

Hemos hecho unos primeros ensayos, absolutamente positivos, pero a partir de cuando tengamos esta última etapa (la compra de Enagas) vertebrada, vamos a fondo a tratar con la fundación. Vamos a tener debates sobre el papel del hombre en la empresa, vamos a introducir el concepto real de libertad responsable. Vamos a intentar romper normas y reglamentos y hábitos históricos y dar paso al uso creativo de que se deriva de la libertad de un hombre que siente, de verdad, la empresa como algo propio y que el estar en la empresa no es un paréntesis en la vida personal, sino que es un paréntesis que, en todo caso, sirve, todavía, para profundizar más y realizarse en la propia vida. Nosotros tenemos ideas importantes sobre todo esto, lo vamos a practicar a fondo, lo que pasa es que hasta ahora hemos estado desbordados por el constante cambio de las cosas.

Pero en realidad yo os puedo decir que yo estoy muy contento de lo que ha ocurrido en la cuenta de resultados y en la estructura técnica de Gas Natural, pero sobre todo a mí me satisface enormemente que todo lo que se había previsto por la gente de espíritu pequeño... ¿no?, de que, bueno los equipos de Catalana de Gas con los equipos de Gas Madrid son cosas muy distintas y habrá problemas de integración, pues no las ha habido, es decir, al menos a mi no me ha llegado la menor queja real de que haya habido la menor incompatibilidad. Yo creo que el éxito que hemos tenido y perdonar que llame así, "éxito que hemos tenido" es mucho más que en lo técnico y en lo económico y en lo financiero es en la integración humana. Yo hablo con enorme franqueza, no sé... , franqueza, sin ninguna precaución, hablando de todo y cada vez, no sé, con más vitalidad, para hablar con la gente de Madrid y Barcelona, y no distingues quien es más catalán o quien es más madrileño. Es decir que... creo que... ¿Y porqué esto?. Yo creo, porque hemos tenido la suerte, la gran ventaja de que Catalana de Gas, metida en su escala, tenía sus limitaciones, por el hecho de estar en su escala y muy cogida y ser símbolo y emblema de un catalanismo a su manera, y Gas Madrid a su manera, también le pasaba lo mismo. En un momento en el que en el mundo moderno es posible, como en este caso, hacer el gran paso de Catalana de Gas y Gas Madrid fundiéndose en una sola compañía, entonces puedes plantear las cosas en una nueva escala, en la que las identidades de cada uno no tienen tiempo para enfrentarse en el nivel histórico, sino que se complementan y se enriquecen en el nuevo nivel creado por la nueva escala. De verdad yo estoy en ese sentido, insisto una vez más, estoy muy satisfecho de todo lo que ha ocurrido en plano humano.

Y ahora que va a pasar, de ahora en adelante, ahora que es un tema que afecta ya, decididamente, a ENAGAS. A la vista de lo que ha ocurrido en primera etapa, también por sentido común, por lógica y pensando, básicamente, en el país, se decía: ¡hombre! hay que entrar en el sector. ENAGAS, empresa cien por cien pública, está en cabecera, Gas Natural ya sabemos pues, también lo que es y tal... hay que integrarla. ¡Pero cuidao! hay que integrar con personalidad. Para mí, lo fundamental en el mundo en que vivimos, es que toda agregación, toda monolitización de las cosas es atacar abiertamente a la libertad responsable de las personas. Hay que mantener personalidades como sea. Entonces, ¿cómo lo hacemos la integración?. Pues hubo dos grandes filosofías posibles que eran: Fusionar Gas Natural y Enagas o la fórmula que hemos escogido.

¿Porqué hemos escogido la que hemos escogido? Y ahí también ha intervenido, a mi juicio, el buen sentido político del gobierno que hemos tenido en Madrid y del gobierno que tenemos en Barcelona (obsérvese, de nuevo, la sutilidad dialéctica de los reinos interiores). La fusión, en definitiva, pues bueno, habría resultado, después de la fusión, pues una evidente mayoría de INH, INH/Repsol, con la decisión de privatizar, de ofrecer al mercado de capitales, pues vía cincuenta mil fórmulas que hay para dejar pues, también, en unos mínimos unas presencias normales, la participación, del, cómo podríamos llamar, grupo público, privatizando por ahí. Bueno esta es la fórmula..., pero de entrada suponía la disolución en el nuevo volumen de las cosas del núcleo duro formado por Repsol, por la Caixa y por los veinte mil accionistas históricos, que quedaban disueltos en todo el maremagnum de la fusión (como debería haber ocurrido).

---------
La foto - Los Cuatro Jinetes del  Apocalipsis de ENAGAS

Vilarasau (La Caixa)-Fanjul (Repsol)-Eguiagaray (Mº Industria)-Durán (Gas Natural)
--------------
Entonces, la otra fórmula en la que quedaba claramente definido que el núcleo duro inicial, que tiene el mérito de haber llegado a donde ha llegado (con todo tipo de ayudas del Estado)... y tiene medios, sin pedirlos a nadie, para poder... para poder ir a un resultado final, que era la integración, se ha escogido la fórmula de no ir a la fusión, sino, en definitiva, comprar desde Gas Natural la mayoría de ENAGAS. Es decir, constituir un núcleo... un grupo, formado por Gas Natural y una empresa participada, ENAGAS, que con toda personalidad y complementaria a ENAGAS, perdón... a Gas Natural, pueda desarrollar, con esa desagregación que supone, y por la naturalidad que supone, desde la base que ha hecho lo que ha hecho en Gas Natural, pues los accionistas Repsol, Caixa y los accionistas pequeños, el núcleo duro se mantenía sin confundirlos, sin mezclarlos, sin hundirlos con todo lo que es una privatización hecha un poco a lo bestia a través de un resultado final...grandes... unas operaciones para verter el mercado de aquí, de fuera de aquí y de más allá ¡no?.

Entonces se ha escogido esta solución, como premio para mantener, yo creo, esta cosa que ha demostrado ser real, cuando de entrada, decíamos en el año noventa, bueno esta fórmula que tenemos en Gas Natural es una fórmula que en definitiva integra lo que hay que integrar, que son activos materiales, económicos, financieros, y, además, integra matices, ilusiones, lealtades, historias. Todo esto que, históricamente, en la gobernación de las cosas, se ha apartado porque estorba, estorbaba, ahora por el contrario enriquece (y mucho) y, por lo tanto, tenemos en Gas Natural, y así se ha comprobado, que el hecho de haber tenido un gran respeto por las historias, por las actitudes personales y por las lealtades y por las honestidades, de grupos y de personas, se ha pedido la fuerza moral de pedir, ahora, que la fórmula no fuese la de la fusión sino que fuese, sencillamente, la de la toma de control desde Gas Natural, de esta sociedad que es ENAGAS. (Más claro el agua)

Dicho esto, yo, lo que quisiera es que nos metamos todos en la cabeza, vosotros y nosotros, en la cabeza y el corazón, de que ENAGAS es una parcela del Grupo Gas Natural/ENAGAS que con plena personalidad, una y otra, y complementariamente, tenemos el gran objetivo de hacer las cosas muy bien, que no se tema, desde aquí, que habrá: ni imposición de políticas raras, ni depuraciones de ningún de ninguna clase, ni estilos nuevos, si hay un estilo nuevo es el de forzar lo que yo insisto siempre en llamar libertad responsable. Vamos a crear un grupo de hombres (¡toma ya...! ¿¡Dios!?) en el que con lo que tenemos que hacer, de ahora en adelante, con una escala muchísimo más importante que la histórica, nuestras identidades personales y colectivas, históricas de ENAGAS, de cada uno de nosotros, quedarán absolutamente apasionadas en la gran escala que nos proponemos. Porque creo que, además, nos espera una etapa a todos muy difícil y, por lo tanto, muy buena. Yo creo que no es bueno una sociedad que gane dinero demasiado fácilmente, aquí podemos ganar mucho dinero y hacer un gran servicio al país, pero luchando a fondo, las cosas no van a ser fáciles. Tenemos un gran proyecto de una gran inversión (proyecto Magreb-Europa), tenemos que hacer muchas cosas y cuando tengamos hechas las cosas básicas, tenemos la gran batalla de la calidad, y todo esto es inmensamente importante.

Entonces, yo, lo que quisiera es daros el mensaje de que estamos dando un salto final en el que tenemos una nueva gran escala. Con enorme respeto a la personalidad de las personas y de las entidades, si no sería negarnos a nosotros mismos y a mí personalmente ¡vaya!. Como sabéis yo estoy en esta historia muy por vía sentimental, porque yo este tema de la gasificación... a mí me toco, por esas condiciones históricas que a uno le tocan en la vida, pues intentar lo del gas natural desde los años antes de los años sesenta. Ha habido éxitos, ha habido fracasos, al final hemos llegado a una situación, la actual, en la que es posible hacer lo que yo había previsto en un protocolo que firmé justo con la independencia argelina, con el ministro argelino de industria de aquel momento que luego fue primer ministro, aunque estas situaciones han desaparecido de hecho, para gasificar partiendo de Africa y pasando a Cartagena, luego gasificar sobre Madrid, sobre Levante y llegar hasta el País Vasco, pero también por la oposición interna fue imposible llevar aquello adelante. Bueno, pero seguimos resistiendo y hemos demostrado tener siete vidas como los gatos, diciendo: "aquí estamos y ahora podemos hacer una cosa, aquello, filosóficamente aquello, pero mucho mejor".

Todo el mundo está, yo creo... las cosas más agradables que he encontrado en mi vida, vamos a llamar gasista, y perdonar que os hable tanto de mí, es por ejemplo la forma como se ha planteado esta última etapa de integración de ENAGAS con Gas Natural. Se ha puesto encima de la mesa del país toda la realidad gasista, la que existe y la que queremos que exista en el futuro, y se ha dicho: ¿quién lo puede hacer mejor las cosas?. Nosotros no podemos digerir, de momento, el gran volumen que supone la terminación del gasoducto del Magreb, por un problema de riesgo que no cabe en la dimensión de Gas Natural, ni realmente de ENAGAS, si se considera, ENAGAS, una empresa ya liberada de la tutela del Estado, ni la cuenta de resultados resiste la carga financiera inicial, y como nos observan los mercados financieros, sería en perjuicio de todos tomar un riesgo excesivo del que, lógicamente, se puede tomar. Resultado: que el gobierno, y ya lo explicaremos con más detalle luego, toma a su cargo (a través de la SEPI) el proyecto, se segrega el Magreb, temporalmente, de ENAGAS, con objeto de que se acabe la construcción por el Instituto Nacional de Industria, bajo unas condiciones que cumplidas... y absolutamente, en filosofía, de acuerdo la Administración y nosotros, una vez cumplidas, nosotros compramos a INH el esfuerzo que ha hecho para terminar el Magreb y el Magreb se integra en ENAGAS como si no hubiese pasado nada (OLÉ).

Mientras tanto pues... , es decir, ENAGAS/Gas Natural queda como el recipiente en el que cabe todo lo que hay exacto (concreto sin incertidumbres), con esfuerzo, para ser digerido, administrado y con éxito por un planteamiento, objetivo, que para simplicidad llamamos privado, porque privados son los recursos que hay y no hay, de momento, ningún recurso del estado. Esto me parece que es importante decirlo: yo he visto como se ha producido (ha procedido) el gobierno de Madrid, como se ha producido Repsol, como se ha producido La Caixa, como se han producido los niveles técnicos de las distintas compañías; ha sido absolutamente ejemplar. Yo no había visto nunca, yo he estado mucho tiempo en el sector eléctrico como sabéis, y en el del gas, aunque llegué más tarde; los sectores energéticos españoles han siempre muy conflictivos, no han sido fáciles. Puedo decir que no he visto nunca una manera tan ejemplar de tratar un tema complejo, por definición, como este, como el que estamos viendo estos días, de acuerdo con el Gobierno, con Repsol, con La Caixa, con ENAGAS y con Gas Natural, con el objeto final de una cosa no negociable, que es (mantener) una gran personalidad de ENAGAS y una gran personalidad de Gas Natural, que quiere decir, tanto, como entregar una y otra compañía a sus hombres... que sois vosotros... que somos nosotros. Esto es absolutamente clave. Es decir, en Gas Natural, que costó un poco entenderlo, ha sido así. La compañía es la compañía por encima de todo y los grandes accionistas que son Repsol y La Caixa, encuentran su satisfacción de Gas Natural, no por convertir a Gas Natural en algo como una pertenencia particular de cara a los accionistas, llámese Caixa, llámese Repsol, sino que encuentran el gusto por una compañía en la que se encuentran cómodos por los resultados que obtienen y por la personalidad con que se manifiesta.

En ENAGAS hemos de hacer lo mismo. Es decir, a mí me gustaría desdramatizar primero; lo público y lo privado (Durán siempre lo ha confundido según sus intereses): no tiene sentido, se puede hacer política pública desde lo privado y se puede hacer política privada desde lo público, depende de nosotros y cada vez va a depender más de nosotros, porque si alguna cosa marca el mundo de hoy es la libertad de las personas. Yo creo que las estructuras convencionales, llámese gobierno o lo que sea, las relaciones sindicales, patronales... todo esto, su poder real baja, y en cambio el poder emergente es el hombre y los colectivos de hombres que es lo que llamamos sociedad civil que deberíamos llamar sociedad cívica, la sociedad civil no basta, hay que tener civismo para poder merecer el nombre de sociedad civil, que a veces no ocurre. Pero quiero decir que..., por favor, confiad en que estamos ante un reto importante en el que ni privados ni públicos, aquí somos lo mismo, tenemos procedencias distintas y esto es muy bueno.

Por ejemplo, yo decía a Juan (Juan Badosa, anterior presidente de ENAGAS) como Consejero Delegado de Gas Natural y Enagas, Gas Natural gana una cosa, absolutamente, que necesitaba, que es el conocimiento que tiene Juan de todo el mundo exterior, que en Gas Natural no sabemos nada. Por lo tanto, esto como se recibe... pues extraordinariamente bien, porque además de ser Juan quien es, pues nos aporta... aporta a Gas Natural algo que a Gas Natural le faltaba. Que aportamos aquí, en ENAGAS, pues una conexión íntima, pasamos a ser hermanos de Gas Natural que tiene una gran tradición de mercado, una gran tradición de mercado financiero, mercado mercado y una gran tradición de tratar una realidad que las empresas públicas, por una serie de razones que no son culpa del hombre de la empresa pública, pues no tienen los hábitos que tiene una empresa como la ha tenido, por ejemplo, Catalana de Gas en su vida. Pues que se aporta, esto, un tamdem, una simbiosis en la que el uno beneficia al otro.

Y, de verdad, este es el mensaje que os quería dar... y sobre esto yo os rogaría que luego que cuando Juan nos haya contado, pues, todo lo del ejercicio de este año, pues cualquier duda que tengáis, de todo tipo ¿eh! , por favor no tengáis limitaciones de ninguna clase. Todo lo que tengamos dentro pues hay que sacarlo fuera para que sepamos donde estamos todos, porque no hay nada que esconder y sí mucho por hacer juntos, y esto pasa por una sinceridad total, casi diría brutal, porque el tema se lo merece, y porque creo que es de los temas más bonitos que ha tenido este país, que permite tener unos resultados, yo creo, buenos, pero si son buenos, yo creo que sería un fracaso, han de ser excelentes porque permite que sean excelentes, y esto depende exclusivamente de nosotros. El carácter complementario de las dos organizaciones, ENAGAS es un mundo que complementa perfectamente con el mundo de Gas Natural.

Si quisiéramos crear incompatibilidades, creo que con mucha imaginación no llegaríamos a tenerlas, no hay incompatibilidad, hay complemento, hay sinergia, hay ganas de hacer las cosas y, de verdad, a mí me gustará que una vez terminada esta historia, que supongo terminará en abril (se refiere a la sentencia final en abril del 94 del preacuerdo de septiembre del 93), no antes de la operación de compra del 91% de esta casa por parte de Gas Natural, yo tengo mucho interés en tener, aparte de las reuniones de tipo inevitablemente técnico para definir las estrategias de la compañía y tal, sobre todo vamos a poner en marcha el Hecho Humano, el hecho humano que es fundamental, porque si en la vida se trabaja es para realización personal. Lo demás no tiene sentido, yo creo que hay que negarse a todo cuanto sea hacer una cosa en la que no crees, yo creo que hemos de llegar a intentar creer absolutamente, apasionarnos por esto, esto será fácil; entonces tendremos periódicamente una reflexión, un debate sobre temas, siguiendo un poco el estilo que hemos empezado ya, donde por ejemplo hay gente... , soy miembro del Club de Roma y tengo ahí amigos,, de gran interés que son gente que piensan que la gran aventura humana de hoy, las grandes crisis de hoy, desde la del capitalismo a todas las otras crisis, pasa siempre por lo mismo: todo tiene solución si los hombres son conscientes de los problemas que tienen los humanos, porque un hombre consciente del problema es capaz de movilizar una fuerza enorme, que tenemos dentro, lo puede vencer todo, pero a condición que aceptes el reto de algo en el que crees.

Entonces, que es lo que vamos hacer, pues informes hechos en la intimidad del Club de Roma sobre la problemática actual, pues repartirlos entre todos vosotros; os lo leéis, nombramos un ponente y nos pasamos un día por la tarde pues a debatir el tema... de que demonios hacemos en este mundo... hacemos gas, sí, pero no vale la pena pasar por esto para hacer gas, sino para realizarnos, para disfrutar trabajando, estas cosas que es posible hacerlas en un mundo que da la beligerancia final y total y el protagonismo al hombre y al colectivo de hombres, lo demás yo creo que está en clara crisis y en definitiva crisis. Bueno yo termino, ya, sin más sermón de Cuaresma. Entonces, ya, Juan nos cuenta todo eso y luego os voy a pedir que cualquier duda que tengáis nos la expongáis y podamos debatirla.

---------

¡Muchas gracias!.
----
Volver

Otros artículos relacionados con ENAGAS

Crónica de una muerte anunciada
Desde el banquillo
La venta de ENAGAS
La Venganza